Somos

La Facultad de Teología International (FTI) esta comprometida con aquellos que buscan la educación teológica a favor de una vocación ministerial. De la misma manera, estamos a favor con los que consideran una preparación fundamental para continuar su educación formal en un programa profesional de Maestría en vía a un Doctorado.

Una marca específica de la Facultad es la creación del programa bilingüe que habilita estudiar en el idioma Español o Inglés en un contexto que enfoca la vida espiritual y respeta el mundo cultural del estudiante.

ORIGEN

La Facultad de Teología Internacional traza sus orígenes dentro de las aulas de LIFE Bible College (ahora LIFE Pacific College). Fue en 1976 que el profesor Enrique Zone tuvo la visión de iniciar clases para el pueblo evangelico hispano en el idioma español. Las mismas se dictaron en LIFE Pacific College en el histórico “500 Room” del Angelus Temple.

Buscando un plan de estudios con una estructura más apropiada para las necesidades educacionales del pueblo hispano, se creó en forma autónoma en 1978, la Facultad de Teología de la Iglesia Cuadrangular (ahora Facultad de Teología Internacional) bajo el liderazgo de Enrique Zone como su primer presidente.

En 1979 se logró obtener el uso permanente del plantel de la Beverly Blvd. Foursquare Church en Montebello, ciudad circunvecina de Los Angeles.

La primer Graduación fue el 22 de Junio de 1981, con la clase pionera “Más que Vencedores” compuesta por doce estudiantes. Fue ese mismo año que la Junta Internacional de la Denominación Cuadrangular reconoció oficialmente a la Facultad, en forma retroactiva, como la Institución educacional para el entrenamiento de ministros Hispanos Cuadrangulares.

La Facultad desarrolla dos programas ministeriales: el Diploma Ministerial de dos años de estudio y la Licenciatura en Ministerio Cristiano de tres años de estudio. Asimismo ofrece Educación Continuada que opera durante los meses de verano con un currículo variado.

Como una institución pionera, la Facultad ha graduado pastores, educadores cristianos, misioneros, evangelistas, plantadores de iglesias y obreros locales, dentro y más allá de la comunidad Hispana del Sur de California.

RECONOCIMIENTOS

-En 1981 la Facultad es miembro de la Asociación Hispana para la Educación Teológica, ahora ATH (www.athispana.com). En 1982 obtuvo el endoso del Diploma Ministerial y en 1986 la Licenciatura en Ministerio Cristiano.

-Los graduados de la FTI pueden aplicar a favor de la credencial ministerial otorgada por la denominación International Church of the Foursquare Gospel.

-En base de esta afiliación, la Facultad opera bajo el Código Educacional del Bureau for Private Postsescondary and Vocational Education del Estado de California.

NUESTROS OBJETIVOS

La Facultad nutre el desarrollo ministerial con el fin de que el liderazgo, compuesto por hombres y mujeres, esté capacitado tanto para evangelizar las naciones, como para ministrar y servir en la iglesia local. Tal interés es articulado en cuatro bloques de objetivos que buscan alcanzar dicha meta en los educandos.

Objetivos Espirituales

El objetivo principal de la Facultad es espiritual. El programa de estudio está basado en el desarrollo de líderes cristianos que están firmemente arraigados en Cristo y Su Palabra. La efectividad de la tarea siempre está sujeta al andar espiritual del siervo del Señor.

Por lo tanto, estamos comprometidos a:

1. Cultivar las raíces de la experiencia espiritual y personal en un ambiente de oración y humildad ante el Señor.

2. Desarrollar vidas esculpidas por los preceptos bíblicos a través de la disciplina de la lectura y estudio de la Palabra de Dios.

3. Guiar al educando a reconocer la obra del Espíritu Santo en su vida y en sus responsabilidades ministeriales.

Objetivos Educacionales

La contribución central de la Facultad es la preparación de ministros capacitados en la tarea pastoral, evangelística, misiológica, administrativa y docente.

Por lo tanto estamos comprometidos a:

1. Proporcionar programas académicos que estimularán el potencial del educando en el campo ministerial al cual es llamado a servir.

2. Promover un programa adecuado que abarque y desafíe el crecimiento social y personal del educando. Tal proceso exige un desarrollo integral de la persona.

3. Inculcar los hábitos de diligencia, lealtad y seriedad en todas las dimensiones de la vida del educando.

Objetivos Vocacionales

Existimos para aquellos que han recibido el llamado de Dios para ejercer el pleno Ministerio o la labor laica dentro de la Iglesia.

Por lo tanto estamos comprometidos a:

1. Capacitar pastores, misioneros, evangelistas, docentes, obreros y líderes laicos que han respondido al llamado de servir a Cristo y a Su Iglesia.

2. Profundizar los conocimientos Bíblico-Ministeriales y así desarrollar una labor efectiva dentro del Cuerpo de Cristo.

3. Involucrar el conocimiento y la práctica expresándolo a través de la tarea ministerial en la iglesia local como medio adicional de comprobar lo aprendido en clase.

Objetivos Socio-Culturales

Los conceptos de diversidad y unidad socio-culturales existen en un ambiente de tensión simultánea. Y es en este ambiente que se logra la auténtica unidad en la diversidad. Creemos que Dios llama a cada ciudadano de todas las naciones y los reúne en una sociedad de peregrinos compuesta de muchos lenguajes, costumbres, culturas, leyes e instituciones que preservan el orden y la paz. Mientras que las mismas no estorben la adoración al Dios Supremo y Verdadero es inapropiado abolir o rescindir las diferencias.

Por lo tanto estamos comprometidos a:

1. Brindar un ambiente cultural-académico que no transgreda la cultura y el idioma del educando.

2. Aceptar y reconocer a todo hispano que tiene un llamado de Dios al Ministerio sin importar el punto geográfico-cultural en que se encuentre.

3. Profesar la verdadera adoración en unidad de toda raza, cultura, y lengua que confiesa el Señorío de Cristo Jesús.

Estos cuatro objetivos describen el carácter y la personalidad de un cristiano que vive y practica la Palabra de Dios. Es el Espíritu Santo Quien habilita a cada educando para alcanzar los objetivos.